Lo llamamos orgullo pero es debilidad

 

A la vista está la facilidad que existe en nuestros días para conocer, chatear, tontear, entablar amistades sinceras con otras personas, creo que nunca había sido tan fácil y rápido esto de la comunicación.

Redes sociales, whats app, todas estas magnificas herramientas son las que nos facilitan el camino en esto de la comunicación en nuestros tiempos, y de qué forma.

Reflexionando un poco hoy me pregunto si esa facilidad para la comunicación puede ser también la causa de la rapidez con la que ponemos en marcha la “no comunicación” cuando esa personita que ha estado al otro lado durante bastante tiempo y a lo largo de días y más días, por algún motivo o suceso, nos deja de interesar.

Mil explicaciones pueden existir para que alguien con el que compartías una amistad, un posible amor, una relación de cariño con tonteo incluido(porque no nos tapemos los ojos ahora, esto pasa hoy en día y a que nivel), alguien al que le contabas tus cosas, tus inseguridades, tus miedos, tus dudas….alguien al que le hacías sentir que era algo especial en tu vida, de repente un día, te deje de interesar.

Bien, dicen que cada persona que llega a tu vida, es para cumplir alguna función o aportarte algún aprendizaje, y así es, ¿pero eso de que alguien te deje de interesar?, de verdad, que no lo entiendo.

Entiendo que los sentimientos varíen, igual veías algo en esa persona que te hacía pensar en una posible relación y ahora te has dado cuenta de que no era así, que solo te inspira cariño, eso esta bien, igual la disputa o el acontecimiento que ha ocurrido te ha hecho ver que realmente no teníais los mismos sentimientos, etc. Eso es normal y forma parte de la vida, ¿pero dejar de interesarte?, de verdad que no lo entiendo.

Podemos llegar a ser tan fríos como la pantalla de nuestros móviles al decir que alguien ya no nos interesa…. por favor, estamos hablando de personas, no de cosas, te puede interesar o no un libro, una peli, y un montón de cosas más… pero una persona con la que has compartido tiempo, conversaciones, risas y sentimientos, ¿eres capaz de decir que ya no me interesa?, donde quedan ahí nuestros valores humanos amigos, y mas si a esa persona TU si le sigues interesando.

A esto podemos añadir para hacerlo más real todavía, cuando lo que llamamos orgullo entra en el desenlace o fin de esa relación de amistad o como cada uno la quiera catalogar, esa sensación de tener la razón y por eso dejo de hablarle, porque mi orgullo no me lo permite.

Mi pregunta es:¿ tú orgullo no te lo permite o lo que pasa realmente es que no tienes ni idea de como abordar el tema ya que sabes que vas a causar un dolor y no eres capaz de sentirte ni por un minuto culpable de nada?. Pues bien, el dolor igual está seguramente en la otra persona, esa a la que tu has decidido no hablar ya más.

Llegados a este punto quiero concretar el tema de hoy y mi intención al respecto:

Creo que toda relación sea como sea no tiene porque tener un final tan incoherente y estúpido como el de negar el saludo, negar la comunicación, pero este como siempre es mi pensar y mi sentir, para nada tiene porque ser lo acertado, cada uno es libre por supuesto, yo solo expreso como lo veo por si a alguien de vosotros, le puede aportar algo mis palabras.

Creo que cualquier situación desagradable que se dé entre dos personas que estaban unidas de alguna manera, bien amistad, relación, etc. ,no debería ponerse fin hasta que las cosas no se hubieran comentado y aclarado por parte de ambos, es fácil cambiar de serie en “Netflix”, o dar aceptar con un clic a una compra on-line, pero no deberíamos ser cómplices de apartar con un clic a las personas de nuestras vidas, así de fácil, ¿en serio?, ¿no escribiéndole más?, ¿tanto creéis que puede costar una conversación cara a cara y con la verdad por delante?

En mi forma de vida esto no tiene cabida, y espero que tampoco la tenga en la mayoría de vosotros, creo que a las personas hay que despedirlas de nuestras vidas si percibimos que así debe ser, de forma limpia y sincera, solo así podremos seguir  adelante de verdad tanto nosotros como ellos/as.

Pero claro, para eso hace falta VALOR y mucha seguridad en uno mismo. Desde aquí quiero romper una lanza a favor de la comunicación, de explicar, de hablar, de dejar las cosas claras, no somos más débiles por esto, yo creo que al revés totalmente, conseguimos hacernos más fuertes si somos capaces de cerrar capítulos de la mejor de las maneras, ¿no creéis?.

Entonces,

¿seguimos con la debilidad del orgullo?,

o ¿comenzamos a actuar con la fuerza de la humildad?

Mil besos.

Laurafornas.

LoveCoach.

 

Un comentario sobre “Lo llamamos orgullo pero es debilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s