¿Y si nos centramos en nuestras vidas?

 

Criticar, marujear, chismorrear, diferentes definiciones para algo que forma parte importante de la sociedad de nuestros días.

Hoy me apetece plasmar desde aquí esa valentía, coraje, ideas clarísimas y millones de argumentos justificativos que sale de nuestras bocas de forma tan natural y exacta cuando hablamos de la vida de los demás…y es que en eso somos expertos…en arreglar vidas, pero AJENAS.

Nunca he sido de fijarme demasiado en que hace el de “al lado” si no es que se me ha pedido ayuda en algún momento en concreto, pero, aun así, reconozco que también he participado en eso que llamamos chismorreo en algún momento dado.

Conforme pasan los años voy adoptando más la postura de vivir mi vida y dejar que los demás vivan la suya de la manera que mejor les parezca, y cada vez más, siento que este es el camino.

Abordando el tema sentimental…, nos da para horas y horas de charla esto del amor, y no es precisamente el nuestro en concreto el que sacamos a la palestra la mayoría de las ocasiones.

Me pongo a pensar y vienen a mi mente frases como:

…si es que no la quiere, todos sabemos porque va con ella.

…ya ves, que rápido se ha buscado a otro y parecía tonta.

…estos dos, uff, no van a durar mas de un año, te lo digo yo.

Supongo que todos, al igual que yo, hemos escuchado o emitido estas frases y muchísimas otras relacionado con lo que hoy vengo a tratar: la vida del otro.

Para mí a día de hoy es un paso muy importante a nivel personal el darme cuenta de que cada persona es única, es un ser individual, que si uno hace algo es por algún motivo, y quizá no sea el que tú piensas…..seguramente el motivo es el que él/ella saben, sienten, creen apropiado, a pesar de que no entre en tu visión de la vida, y es que eso no importa porque estamos hablando de su vida, no de la tuya.

Creo que deberíamos tomar consciencia y hablar menos, hacer y valorar más, las palabras pueden ser un cuchillo afilado si llegan a oídos de aquel al que criticamos, y si no llegan … ¿para que emitir ese juicio, no creéis?

Se que tenemos integrado un alto porcentaje de mirar a los demás antes de mirarnos a nosotros, y que siempre quedarán restos, es muy difícil erradicar del todo esta costumbre.

También se y percibo que los tiempos están cambiando, que la gente esta evolucionando y se dedica más a conocerse a si mismos, y dejar de ocuparse de los misterios ajenos y esto es muy positivo.

Cuando emitimos un juicio sobre alguien, ¿nos hemos puesto antes en la piel de esa persona?, ¿hemos sido capaces de ver sus condiciones de vida?, ¿por qué ha llegado a esa situación?

Supongo que no, porque sino el juicio no seria emitido. Cada uno vivimos una vida, la nuestra, la propia, cada persona tiene unas ilusiones, unos patrones, una manera de ser, de sentir.

Cada ser vive el amor de forma distinta, porque somos libres, no nos olvidemos que gracias a la evolución somos libres y podemos amar a quien queramos, sintamos. Podemos hacer o no hacer, vivir las cosas de una forma o de otra.

Si la persona que criticas hiciera las cosas como tu…esa persona serias tu no ella, entonces ¿dónde está el problema?, ¿vamos a ser capaces de centrarnos en nuestras vidas y dedicarnos a las de los demás solo para aportar cosas positivas?, por mi parte la respuesta es un SI con mayúsculas porque ya lo decidí y así lo vengo haciendo desde hace mucho tiempo.

Espero de corazón que vuestra respuesta sea también un SI porque nunca es tarde para avanzar, para comprender, para aprender, para mostrar lo mejor de nosotros a los que nos acompañan día tras día.

Mi intención esta semana no es otra que esta, la que he plasmado, el hacernos pensar, el que cada vez que vayamos a juzgar al otro, paremos y pensemos….¿realmente va a servir de algo lo que estoy apunto de decir?, ¿es una verdad absoluta y lo sé a ciencia cierta que eso que voy a decir es así, tal y como yo lo voy a expresar?,¿ arreglo algo emitiendo este juicio o solo estoy una vez mas intentando escapar de la realidad de mi vida?, y como no tengo cosas buenas y bonitas que expresar pues juzgo a los demás……

¿Quién soy yo para saber que le va a hacer feliz al otro y encima creerme con el derecho supremo de opinar sobre eso?, en lugar de esto, ¿porque no soy valiente y afronto todas y cada una de las cosas de mi vida que no me gustan e intento cambiarlas?

Soy una persona muy positiva y con mucha FE, igual a veces demasiada, no sé, pero así soy yo, y tengo fe en que poco a poco esto vaya cambiando, y dejemos de emitir sonidos banales cambiándolos por palabras sabias, alegres, motivadoras, de apoyo y que nos hagan sentir bien.

Ya veis, otra elección en esto de la vida….

Laurafornas

LoveCoach

 

 

A ti mujer…..

Soy mujer y si pudiera elegir, volvería a serlo. Con lamanzanadeadan. blog, mi ilusión era que la voz de los sentimientos se manifestara, se percibiera, mi voz es de mujer o Eva (la que mordió la manzana) pero sin dejar fuera a Adán, para mi todos somos personas con sentimientos, emociones, sueños.

Con el permiso de mis “Adanes”, hoy el post va para mis “Evas”.

Mi  visión es que  esto de la vida es un puzzle, en el que cada uno ha de crear su pieza.

Creo que todas poseemos un don especial, solo se trata de averiguar cuál es y potenciarlo, solo se trata de derribar esas creencias arraigadas que nos hacen sentir como responsables de forma exagerada de todo lo que ocurre en nuestro día a día, no sé a vosotras a mi si me ha pasado, creía que todo debía tenerlo controlado y que absolutamente todo dependía de mí, pues no, que sepáis que no es así. Para aquellas que sufren cada día ese exceso de responsabilidad que creo que nos viene dado nada más nacer al sexo femenino…deciros que os relajéis, que aprendáis a poner límites en vuestro día a día, que por esto pequeñito es por donde se empieza y poco a poco vas viendo que la mochila que llevamos estaba demasiado cargada, ser mujer no significa ser “superhéroe”, ser mujer no impone ser la cuidadora y guardiana de todo lo que nos rodea, y más si eso nos causa algún tipo de sufrimiento.

La evolución de la mujer en la sociedad es evidente y creo en que en breve viviremos su crecimiento e integración en todos los ámbitos de manera exponencial, lo cual me alegra muchísimo, la verdad. Pero me gustaría ir más allá, me gustaría hoy desde aquí navegar hacia dentro, al sentir, al día a día, a nuestros sentimientos propios, los de cada una, ahí es donde me haría muy feliz que, si me dais hoy el permiso, me dejarais profundizar.

Por un momento intentad que vuestra mente deje de programar, de controlar, de deciros lo que hoy, mañana debéis de hacer y pensad en lo que en realidad os gustaría , ¿qué es eso que está ahí dentro y no somos capaces de expresar?, ¿hay algo que creáis importante pero estéis dejando para más adelante debido a que sueles dejarte a ti para lo último?, ¿eres feliz de verdad con tu día a día?, ¿ te sientes satisfecha, realizada, o te falta o sobra algo?,¿te conoces bien a nivel interno?, a día de hoy ¿sabes quién eres, sabes cuáles son tus metas, tus ilusiones? digo las TUYAS, no las de los demás…

¿Te sientes bien en tu día a día o pasas tus días en piloto automático, y sientes que no estas aportando todo lo que podrías o serias capaz?, ¿eres de las que te quejas bastante pero no haces por cambiar nada?, ¿eres de las que piensan que son los demás los que te crean los problemas?

Y en el amor… ¿cómo te sientes en ese ámbito de tu vida?, ¿estás viviendo lo que quieres vivir?, ¿eres tú misma sin límites y sin caretas?

Las variadas respuestas que obtengáis espero de corazón que sean sinceras, ya que ellas os darán las coordenadas y podréis ver si van en vuestra ruta o no de vida.

Lo único que quiero hoy desde aquí es que cada una cuestione por un momento su día a día, que, si hay algo que no os aporta felicidad, os informo que, con coraje, paciencia y mucha FE, podéis lograr que eso cambie, pero no lo deis como algo que es así y ya está porque me ha tocado a mí, este camino no os conducirá a nada.

Solo espero que este “post” sirva para al menos cuestionarnos hoy si realmente y de corazón estamos viviendo la vida que queremos.

Espero que la respuesta sea que sí, que sois felices en vuestra vida y que os sentís satisfechas, llenas de alegría y de amor, pero si algo os dice que eso no es así, si hay algo ahí entre corazón y pecho que os está vibrando con el no, que no dejéis pasar esa sensación y que indaguéis de que se trata, y seáis capaces de poco a poco expresar, aceptar y dar pasos hacia vuestra esencia, hacia ese poder interno que se encuentra dentro de cada una de nosotras.

Al principio da miedo, pero si somos capaces de hacerlo, de mirarnos, de sincerarnos, el miedo se convierte en maestro y ya solo nos queda volar…

Como siempre dos caminos, dos opciones:

¿Eres la mujer que quieres ser? o ¿Eres la mujer que los demás esperan que seas?

A todas las mujeres que forman parte de mi día a día y que tanto me aportan…va hoy por ellas mi “post”.

Mil besos.

Laurafornas.

LoveCoach.

 

 

 

 

¿Cumplo mis expectativas?

La expectativa es aquello que se considera más probable que suceda y es, en definitiva, una suposición más o menos realista. Si la expectativa no se cumple, el sujeto podría experimentar decepción.

¿Cuantas veces hemos sentido  desilusión en nuestra vida?, supongo que si os ponéis a pensarlo seriamente os aparecen unas cuantas y variadas, al menos a mi si.

Adentrando  sobre lo que supone para cada uno el poseer expectativas sobre algún resultado en concreto, si ese hecho no se da, o no lo hace de la forma en que esperábamos, nos desilusionamos.

Si se trata de algo pequeño e insignificante como puede ser desear  en pleno verano un helado de “cookies” estando embarazada, lo cual hace aumentar las expectativas de placer cuando piensas en que te queda poco para saborear ese helado  y tu pareja se confunde y te compra uno de otro sabor que nada tiene que ver, pues ese momento de frustración, desilusión y rabia puede ser olvidado en tan solo unos minutos…..

Pero si hablamos de sentimientos profundos, expectativas de vida, de pareja, de amor…..la cosa se complica.

Aunque no queramos siempre que sentimos algo especial por alguien, las expectativas entran a jugar su juego casi sin enterarnos, eso provoca que al principio cuando las mariposas están en el estomago seamos capaces de idealizar a esa persona hasta tal punto que todo lo que percibimos es lo más, no significa que la persona en cuestión no lo sea, pero el tiempo te muestra la visión y la realidad de que él o ella al igual que tú, también es  humano….gracias a Dios.

Ahí es cuando esas expectativas comienzan a evaluar la situación…..y nuestra cabecita a hacer su labor racional que siempre lleva a cabo de manera inevitable.

Esto se afronta por lo general de varias maneras, según como desde tu interior seas capaz de ver la vida o  según con el color de cristales que lleven tus gafas, en esta ocasión no es fácil ponerse siempre las de color de rosa como “Estopa” decía en su canción, más bien creo que los cristales van cambiando de color y por lo tanto de visión con el paso de los años y con las experiencias que vamos viviendo.

Generalmente cuanto menos experiencia posees en temas amorosos,  las expectativas cuestan más de ser derrotadas, porque el sentimiento de enamoramiento te da tal felicidad que crees que con el tiempo todo será como tu habías planeado. Las oportunidades se suceden y el apostar por la otra persona y por la relación es algo que no te planteas demasiado ya que ves como algo normal que a veces existan esas desilusiones, y es que ……(a mi amiga también le pasa, supongo que esto es lo normal), asumes esto y vuelta a empezar.

Cuando los años pasan, al menos desde mi punto de vista, las expectativas cada vez son menos, aunque a pesar de no contar con ellas, alguna siempre existe en nuestro interior.

Pueden ser expectativas que  has creado sobre tu pareja de años, sobre tu pareja de meses, sobre tu pareja de días, o sobre ese amor que todavía no existe en tu vida pero que en tu interior ya idealizas…….

Pues bien, a día de hoy tengo muy claro que la única expectativa que de manera inteligente  debes crear es del amor que tu puedes y decides  ofrecer, sin esperar nada a cambio (difícil y complicada tarea, lo sé), la unica expectativa que deberíamos  centrarnos en imaginar o esperar es el crecimiento del amor en nosotros mismos, no esperar que nadie te haga feliz sino simplemente ser feliz, y si ese alguien esta junto a ti o llega de repente pues compartir con él o ella momentos, vivencias, pero centrarnos en el día a día, porque si en lugar de disfrutar el hoy estamos pensando en el mañana, ese momento ya lo hemos perdido, y ese ya no vuelve, aparecerán otros momentos,  pero el que hemos desaprovechado jamás volverá……

El romanticismo nos hace idealizar, esperar, que el otro o la otra haga, diga…..y eso está muy bien, yo misma soy muy romántica y me encanta esa parte de mi, pero también he aprendido a ser práctica y no por ello menos sensible o sentimental. Ahora me centro en mi, y creo expectativas de mi, porque es lo único que se que puedo cumplir, aquello que de mi depende.

El controlar como actúan o sean los demás, no reside en mi poder ni tampoco lo quiero, creo que cada uno ya tenemos bastante trabajo con nosotros mismos como para estar pendientes de lo que hace, dice, ..otra persona, ¿no creeis?. Lo que si dependerá de mi al igual que de todos vosotros es,  si me siento bien, alegre, confiado, sin dudas, si me siento yo mismo totalmente cuando comparto mi tiempo con esa otra persona, si eso sucede y la respuesta es un SI, seguramente es porque habré llegado al entendimiento de que él o ella también es humano, y que la desilusión si se da en algún momento,  quizá sea por que las expectativas están mal planteadas en mi interior seguramente. Si la respuesta es un NO, no soy feliz con esa persona y veo que no se trata de expectativas mal formuladas pues es que algo falla, y ahí ya debo abarcar el tema de otra manera y plantearme unas cuantas “preguntitas” más.

Se que el “post” de hoy no habrá cumplido las expectativas de algunos de vosotros, espero que no por el contenido sino por la hora de publicación, sirva de ejemplo para experimentar como el crearnos expectativas nos puede hacer ver la espera como algo no positivo en la vida, y lo que causa esta sensación no grata no es la espera como tal, sino la expectativa creada.

Otra semana más espero que al leerme os hayáis sentido identificados en algún momento y que sigáis aportándome ese apoyo que siempre he obtenido de vosotros los lectores de lamanzanadeadan.blog, que con tanta ilusión y disfrute escribo, esto no es expectativa sino una realidad que cada semana vivo y siento.

Así que vosotros tomais la elección como siempre…..

¿Enfocas tus expectativas en ti mismo o quieres seguir creándolas sobre el otro?

Mil besos.

Laurafornas

LoveCoach.

 

 

 

El hilo rojo del destino.

“Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo invisible. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia.

No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino”.

Bonita leyenda, siempre que la he leído me ha producido una profunda emoción pensar que todos estamos unidos a alguien por ese hilo, mi mente se abstrae del mundo real durante unos segundos y aparece mi parte romántica que comienza a imaginar…..

Una vez esa nubecita de inspiración y romanticismo se va evaporando,  hace entrada mi parte racional aunque no menos sentimental y me pregunto:

¿Por qué aparece el verbo “atar”?, a pesar de que un hilo no puede hacer mucho daño debido a su mínimo grosor, en mi opinión no sería el verbo que yo elegiría si tuviera que definir el amor, y tampoco me gustaría que fuera una atadura lo que me uniera a esa persona que según la leyenda… es el amor de mi vida.

Dejando claro que me encanta esta leyenda ya que invita a soñar…..en el post de hoy me apetece adentrarme un poco más en ella y acercarla lo más posible a esta nuestra realidad, a la de nuestros tiempos, a la que yo vivo al igual que el resto de vosotros.

Hoy voy a atreverme a introducir varios cambios en algunos conceptos que se utilizan en ella y así hacerla presente también en nuestros días.

Mi primer cambio como antes he comentado,  sería “atar” por “elegir”, pienso que el hilo del amor no debe atarse sino elegirse de manera libre cada día.

Todo aquel hilo que este atado a la fuerza o por qué pensemos que así debe  ser, lo más probable es que un día apriete tanto que la única solución sea cortarlo de forma imprevista y escapar de esa imposición de vida,  causando bastante dolor a las dos partes que lo mantenían atado.

Otro concepto a modificar sería……¿por qué pensar en solo poseer un hilo rojo durante toda la vida?, es decir….¿por qué tendemos a concebir el amor para siempre como felicidad absoluta?,  me refiero con esto, no todas las personas somos iguales, es más, cada cual es diferente del resto, entonces, ¿ por qué  debemos seguir creyendo que solo tendremos un amor a lo largo de nuestra vida, que será el verdadero, que si esto falla seremos desdichados, todo habrá salido mal, el amor no habrá funcionado?. Hemos avanzado mucho y yo misma hace unos años no concebía que pudiera existir más de un hilo rojo durante mi vida…..pues bien, a día de hoy expongo mi pensar el cual se basa en que ese hilo rojo es una pasada mientras la felicidad y el amor de pareja exista, somos cada uno de nosotros los que debemos saber cuando y como elegir no cortar el hilo sino devolverlo de forma sincera, honesta y con mucho respeto a esa persona que hasta ese momento lo ha compartido contigo, de esta forma el hilo no se corta causando un daño irreparable y no aprieta…..con el tiempo puedes crear otro hilo, esta vez de otra manera pero no menos bonito, con más calma, mas madurez, y sin prisas…..

Que el hilo se devuelva no quiere decir que todo haya salido mal, simplemente que esa etapa de nuestra vida ya terminó y que debemos prepararnos para nuevas vivencias.

No me entendáis mal, no es mi intención ni tampoco entra dentro de mi forma de ser ni de sentir ir ofreciendo hilos rojos de forma desmesurada, si no a quien realmente sientas que lo merece, esta persona sera libre de elegir compartir tu hilo durante el tiempo que los dos queráis que dure, sin atarlo, solo sujetándolo de manera cómoda y bonita.

Y llegamos a lo que más me llama la atención, el destino…nos dice la leyenda que el dueño del hilo rojo es el destino, me encanta la frase y me produce una mezcla de emoción y misterio…..pero la realidad que yo siento es otra,  y perdón por ser  tan práctica y directa, pero para mí el destino es una excusa que muchas veces utilizamos porque no somos capaces de tomar decisiones, por nuestros miedos, y lo que mejor nos hace sentir es pensar que es el destino quien moldea nuestra vida, a día de hoy se que mi vida la decido yo, existen cosas y sucesos que el hombre no puede prever ni controlar por supuesto, pero en la gran mayoría de los casos y más en esto del amor y los sentimientos,….no nos equivoquemos, ni nos mintamos a nosotros mismos, porque somos nosotros los que cada día elegimos como vivir el amor, los que elegimos si ese hilo ata o simplemente es para mostrar apoyo y cariño incondicional al otro, somos los que elegimos si seguimos con el mismo hilo para siempre si eso es lo que nos hace felices, o por el contrario lo entregamos,  si la felicidad ya no existe, nosotros y solo nosotros somos quienes vamos creando  nuestro camino día a día, nosotros y solo nosotros somos los dueños de nuestro hilo rojo.

Tu eliges……

¿eres tú el dueño de tu hilo rojo o quieres seguir creyendo que lo es el destino?

Mil besos.

Laurafornas.

LoveCoach.

 

 

¿Me acompañas a soñar…?

Ilusiones, objetivos, metas…..eso que aparece cuando cerramos los ojos y sentimos esa sensación tan viva y llena de emoción, eso que cuando lo imaginamos nos sube a lo más alto, eso para mí son los SUEÑOS.

Seres tan minuciosamente bien fabricados como somos los humanos, con esas redes neuronales tan espléndidamente conectadas entre si, somos capaces de imaginar sin ver, de sentir sin tocar, de crear vidas de la nada, y ¿nos dan miedo los sueños?, solo porque después de imaginar  y sentirnos felices aparece la vocecita  que nos acompaña diciendo: -!Imposible, quítate eso de tu cabeza, no lo vas a lograr jamás!, !no pierdas el tiempo!, ¿otra vez con tus cosas raras?,-!céntrate en la realidad!, que la mayoría de las veces significa: debes tener mucho mucho miedo y no hacer nada de lo que sueñas, porque si no, yo(nuestra mente), creo que no voy a saber como reaccionar, y por eso prefiero que no sueñes, así lo tengo todo controlado.

No está demás escuchar para no precipitarnos en la acción, pero…dejar de soñar, jamás…

De pequeña, uno de mis sueños era pilotar un gran avión a una velocidad incalculable y  ver como las nubes y el mar se fundían en una sola imagen, me veía ahí en esa gran cabina tomando decisiones y siendo quien marcaba el rumbo a la tripulación, era algo bonito imaginar aquello…..con los años lo olvidé, o eso creía, sobre los 11 años en un viaje inesperado a Italia en el cuál no era yo la que en principio iba a embarcar, terminé por eso que llamamos “casualidades” de la vida, allí en la cabina de vuelo junto a los dos pilotos, pude ver como las nubes y el mar se unían en un paisaje que jamás voy a olvidar, allí recordé lo que había imaginado cuando era más niña y mi corazón vibró.

En cuanto a los sueños en el amor, ya no creo en soñar con una persona determinada, creo en los sueños de tener claro como quieres sentirte cuando estés o cuando llegue ese amor, la persona te la pondrá la vida, no vas a elegirla tú por más que quieras.

Creo que para que un sueño se cumpla, has de sentirlo como tuyo, tarea laboriosa, pero nadie dijo que fuera fácil…, no tener miedo a esclarecer el sentimiento que percibes cuando lo imaginas, eso es lo que te va a llevar a él, la manera o la forma será la que menos esperes y cuando la vida quiera, no cuando tú necesites, de ahí la diversión y la magia de la vida…importante estar despiertos y por más tiempo que pase no dejar de soñar, percibir las señales para seguir el camino, y traspasar el miedo, recordando que ese miedo solamente es el control que nuestra mente teme  perder.

Somos seres humanos, portadores de sueños, si fuera algo negativo nos daría tristeza o dolor, en cambio pensar en un sueño nos da alegría, ilusión, y nos levanta muchas veces de caídas personales, es lo que nos hace renacer, las nuevas ilusiones, el pensar en que somos capaces, y agradecer pero no conformarnos, si algo sale de lo más hondo será por o para algo, no podemos apartarlo y ya está como si jamás hubiera existido en nuestros pensamientos, tan solo atrevernos a pensar de que manera podemos darle forma, es ahí cuando las soluciones llegan de la manera más inesperada, pero hay que sentirlo de verdad,  si no la vida nos dice que estamos haciendo trampa, y ella solo acepta lo que de verdad queremos desde dentro y de forma limpia, los que maquinamos para conseguir un objetivo o beneficio que no sea el sentirnos dichosos……ya le puedes dar mil vueltas que jamás lo vas a conseguir y si lo consigues no te va a hacer feliz.

En mi post de hoy solo quiero introducir ese sentimiento que nos invade cuando soñamos y no me refiero a estar dormidos, quería saber si me acompañabais a soñar y así desprender energías cada vez mas positivas….

Mi intención es que no apartéis porque sí esos sueños de vuestra mente, que descubráis cuales son, como queréis sentiros en vuestra vida, y también como no, en esto del amor.

Hoy me vais a permitir que no os deje elección como siempre entre dos opciones.

Esperando que vuestra respuesta “interior” sea un SÍ a mi pregunta inicial…… y recordando las palabras del gran poeta Pedro Calderon de la Barca :

“Que toda la vida

es sueño

y los sueños

sueños son”

Mil besos.

Laurafornas(LoveCoach)

 

 

 

 

 

 

¿Ángel o Demonio?

 

Creemos que nunca nos puede pasar a nosotros, al igual que la muerte, asimilamos la posibilidad de que a otros les pase, pero en nuestro interior pensamos que somos “no mortales” a pesar de que lo sepamos, la sensación  de esa realidad no existe.

¿Qué ocurre cuando crees estar enamorado, feliz con tu pareja y de repente alguien se cruza en tu camino?, la primera idea al leer esto que viene a nuestra mente es:

– ¿qué dices?, eso a mí jamás me puede pasar, eso solo le pasa a la gente que se lleva mal, yo y mi pareja estamos muy unidos y eso sería imposible…….., está bien, con esto en primer lugar logramos que nuestra mente se calme y nuestro corazón sienta una paz enorme al creer que esto jamás nos ocurrirá.

Pues bien, eso pasa, porque la vida es así, es movimiento, es un subir y bajar a pesar de nuestra necesidad de control.

Ahí entramos en un juicio propio, hasta ahora era un ángel, la pareja perfecta…y entonces ¿porque sin llevar a cabo ninguna acción que pueda dañar al otro, solo por sentir que alguien está entrando en mi vida me siento un poco demonio?

Esa es la sensación de las personas que alguna vez en su vida se enfrentan con esta situación, la verdad, creo que aquí hemos venido a vivir experiencias y a aportar todo lo que podamos a los otros seres, igual que a aprender de ellos.

La vida son momentos, son experiencias, son decisiones, y no olvidemos que no controlamos lo que sentimos, luego  tal vez si uno es muy mental y muy fuerte en sus convicciones pueda elegir de manera concreta y clara, no sé si la mejor opción, porque eso solo lo dirá el tiempo….

Pero para aquellos que esto les viene como un huracán, para aquellos que de repente su interior se revoluciona, sienten esa ilusión que creían que tenían pero que se dan cuenta que no, que igual ya no estaba de la misma manera……

Los días de alegría y euforia van seguidos de la tristeza y el sentimiento de culpa cuando piensan en el daño irremediable que pueden llegar a hacer a su pareja, creo que es un laberinto de difícil salida y más cuando el sentimiento de lo nuevo, lo inesperado, lo misterioso les invade.

Pues bien, como siempre os comparto mi humilde opinión al respecto, lo primero para mi es si un día porque si, sin buscarlo, sin quererlo ……yo misma me encontrará en una situación parecida, porque todos estamos en esta ruleta y a todos nos puede pasar, creo que lo primero que haría seria: NO SENTIRME DIABLO, en vez de eso…me pararía y analizaría porque ese sentimiento( jamás hablo de acción o infidelidad, eso que quede claro) ha entrado de repente en mí, que es lo que me falta, que necesidades de afecto, de ilusión, de cariño, quizás solo de conversación, pueden ser miles de necesidades, está cubriendo esa persona inesperada en mí.

Conociéndome tanto como me conozco a estas alturas también se (esto no quiere decir que sea la mejor opción sino simplemente la que yo estoy segura de que haría), me sinceraría totalmente con mi pareja, a pesar del peligro a perder a esa persona, y es que quizá para mí la honestidad con el otro y la sinceridad está por encima de cualquier otra cosa, pero ya digo, eso es para mí.

Creo que si esto os ocurre, simplemente la vida os está diciendo que algo no va bien, pero en ti, en tu interior, algo no está resuelto, o algo está dormido esperando despertar, simplemente esta maestra que nos enseña a base de golpes o conflictos os está diciendo que cosas habían escondidas en ti y que ahora por fin están saliendo, y esos también sois vosotros, y eso, esas sensaciones, esos deseos, esas ilusiones también forman parte de la misma persona, TU, …a pesar del trabajo que cueste reconocerlo.

Así que pienso que ni antes tan ángel, ni ahora tan demonio, simplemente es una invitación a conocernos a nosotros mismos a un nivel mayor del que antes lo hacíamos, es un empujón para tomar decisiones, agradables o quizá no, no sé……pero seguro que algo aprendemos de esto y estoy segura de que esta situación va a producir un cambio a nivel interno para siempre.

En definitiva, es un empujón para sentirnos vivos, y una oportunidad para hacer las cosas bien hechas, y después de esto dedicarnos un poquito más a nosotros mismos, que muchas veces lo olvidamos y nuestro interior se debilita….

También creo firmemente y defiendo la comunicación en la pareja, creo sinceramente que cualquier pareja debería hablar sobre las posibilidades de que esto ocurra por ambas partes, y no dejarlo como un tabú el cual lo que puede precipitar es eso de que atraemos lo prohibido, si las bases emocionales de ambos están claras, el pacto de sinceridad existe, es decir, tan fácil como: -“nos queremos, pero somos humanos y los dos sabemos que puede ocurrir que algún día alguno de nosotros se sienta atraído por otra persona sin buscarlo ni desear que esto ocurra” ,simplemente establecer un pacto de dialogo y comprensión y así ya tendríamos herramientas para no herir al prójimo sin quererlo, también comprendo y sé que para esto ambos individuos deben poseer un desarrollo personal avanzado, y una mentalidad muy comprensiva y que llegar a esto no es fácil, pero si posible. También pienso que esto evitaría muchos celos de esos infundados que a veces aparecen sin buscarlos, y que tanto hacen sufrir igual al que los siente que a la persona de la cual está dudando.

Hasta aquí mi post de hoy, como siempre, expongo mi manera de ver la vida y mi forma de gestionar esos sentimientos que tantas horas ocupan en nuestras cabecitas….

El transformar experiencias inesperadas en aprendizajes positivos solo depende de nosotros, así que una vez más:

Tú eliges ser ese ángel a pesar de las vivencias o pasar a sentirte demonio.

Mil besos,

Laurafornas.

LoveCoach.

 

Saber parar…¿debilidad o fortaleza?

!Hola!, soy tu vida y te estoy enviando señales desde hace bastante tiempo para que pares, pero veo que no me haces caso….

Supongo que esto es lo que pensaría nuestra vida si fuera un ser humano y tuviera capacidad de habla.

Pues bien, quiero y me apetece ahondar hoy en este tema, la decisión de parar por un tiempo una relación, una amistad, o nuestra propia vida(me refiero con esto a todas las acciones cotidianas que solemos hacer de manera mecánica cada día), siempre viene impuesta de una forma obligatoria, cuando tomamos la decisión de parar es porque el sufrimiento ya no es soportable a nivel sentimental o nuestro cuerpo enferma de alguna manera que solo tenemos una opción y es el descanso.

Me pongo a pensar y no logro entender cuales son las bases en las que nos fundamentamos para hacernos creer a nosotros mismos que somos los más valientes del planeta tierra si seguimos ahí, aguantando sufrimiento, luchando, realizando mil acciones al día para evitar estar solos con nosotros mismos, porque si paramos…….no tenemos más remedio que estar con nosotros mismos, se trata de parar para escucharnos y eso da mucho miedo, más del que estamos dispuestos a reconocer, y por supuesto me incluyo en el lote.

Pues bien, de repente viene la vida y así como quien no quiere la cosa, te para de bruces, se las arregla de tal forma en que no te valgan las excusas, y ahora ya no hay otra que ponerse manos a la obra,  o comienzas con lamentaciones, victimismos e historias varias que de nada sirven, o como tantas otras veces has hecho, pero nunca aprendes: PARAS.

Paras de pensar, paras de preocuparte, paras de inventar problemas, paras tu cuerpo y también paras tu mente, eliges esta vez que tú eres lo más importante y aprovechas este inesperado bache para dedicarte a ti, a conocerte un poquito más con la intención de salir fortalecido/a.

Tiempo para valorar, tiempo para sentir, tiempo para tomar decisiones sin prisa, de forma serena y segura,tiempo para  ser un poco egoísta(cosa que no harías en tu día a día ya que siempre te sientes responsable de todo lo que ocurre a tu alrededor), ese tiempo que viene a ti sin programarlo, ese tiempo en el que lo primero eres tu si o si, ya que no hay otra opción.

Trasladando esto a los sentimientos también me doy cuenta que somos capaces de estar ahí dándole vueltas a un mismo laberinto sin encontrar la salida, al igual que a mi, supongo que os habrá ocurrido muchas veces lo de repetir y repetir comportamientos para siempre llegar a un mismo fin, pues bien…..he llegado a la conclusión que quizá cuando esto pasa, una de las opciones más acertadas puede ser esto de parar, la vida dirá si el punto es seguido o es final. Al igual que nuestro interior necesita parar, supongo que los sentimientos también necesitan que alguien sea valiente y los pare de vez en cuando, siempre lo ví como una debilidad sinceramente, pero ahora me doy cuenta que una gran fortaleza posee esa persona que aun sintiendo, sea capaz de parar por el bien común, y más fortaleza posee el que sin llegar al extremo de que la vida te pare, sea capaz de saber que es su momento  y así lo hace, mi admiración y todo mi respeto para ellos, porque a pesar de como se vea desde fuera…..para mí son unos valientes..

Y es que en estos tiempos en el que nuestro ritmo de vida deja poco espacio para el conocimiento propio, para el compartir momentos, para vivir momentos bonitos todos los días y no solo los fines de semana, me cuestiono cuando vamos a comenzar a darnos cuenta de lo que realmente es importante, y a ponerlo en práctica…..

Mi deseo seria que la vida no tuviese que obligarnos a parar, ya que eso significaría que todo está bien, soy consciente que esto es muy difícil al 100%, así que me conformaría con que vosotros, mis lectores, los que compartís conmigo esta manzana cada semana  fuésemos capaces de elegir PARAR nosotros cuando sea necesario, antes de que lo haga la vida.

Mil besos.

Laurafornas

LoveCoach.

 

Ilusión, el motor de mi vida.

Ilusión: esperanza, con o sin fundamento real, de lograr o de que suceda algo que se anhela o se persigue y cuya consecución parece realmente atractiva.

Palabra bonita donde las hayan, la ilusión la consideraría como el motor de mi vida, supongo y espero que también tenga un lugar importante en las vuestras.

¿Qué ocurre cuando sientes que en un proyecto, en un trabajo, en una relación, en una amistad, en cualquier parcela de tu vida te paras a buscarla y “plaff”; YA NO ESTÁ, qué ocurre cuando  buscas dentro de tí y sabes que todavía existe,  pero intuyes que no va a ser por mucho tiempo, que esa ilusión que un día te llenaba ahora sientes que va en descenso y eso en ti solo tiene un camino?.

Supongo que al igual que a mi, os habrá pasado….estará pasando o quizá os pasará. Para mi la ilusión es mi guía, mi termómetro, la que me hace vibrar, vivir, sentir, apasionarme, sin ella no encuentro el sentido de para que seguir, sobretodo si de relaciones sentimentales se trata. Hay que ser valiente y muy sincero con uno mismo para reconocer que en una relación, de años, de meses, de días, esa ilusión va desapareciendo, o ha desaparecido hace bastante tiempo.

Dicen que hay cosas en la vida que debemos hacerlas porque así nos ha sido dado, en mi mundo este de los sentimientos, no creo en las normas, la verdad, no creo en lo estipulado como “socialmente  normal”, no me llena lo que debe ser porque sí, por el que dirán, aquí sale mi lado rebelde y defiendo por encima de todo el vivir ilusionado, creo que hay mil maneras de solucionar las cosas, creo en el dialogo como tantas veces os he dicho para tomar cualquier acción, para un final, para un nuevo principio, para un adiós, para un empecemos de cero, pero no creo que nada sea posible sin esa ilusión.

Desde aquí os quiero expresar mi visión para aquellos que seáis como yo, para aquellos que la ilusión sea su guía, para aquellos que no tengan miedo a VIVIR, a exponerse ante los demás como verdaderamente son, sin ningún tipo de temor, y ser capaces de orientar sus vidas, hacia donde si exista esa ilusion.

Creo que cuando sospechamos que esta ya no está, debemos pararnos, pensar, sentir, sin culpas, sin miedos, no debemos forzarnos a crearla porque quizá ese ya no sea nuestro camino….y es que la vida es tan generosa que nos ofrece la oportunidad de comenzar de cero cada día, eso sí,  nosotros somos quienes elegimos dónde enfocarnos, dónde transmitir nuestras mejores energías, en qué lugar, a qué personas, y comenzar un nuevo día con una nueva ilusión.

Como siempre,

Tu eliges si quieres o no que la ilusión sea el motor de tu vida.

Mil besos.

Laurafornas.

La magia del tiempo

Siempre he sido impaciente, reconozco que, hasta hace varios años demasiado, eso me provocaba muchas veces nervios innecesarios, conflictos internos que me hacían sufrir la mayoría de las veces, sin motivo alguno.

He llegado a la conclusión que el tiempo pasa, claro, pero a pesar de tener fijadas las mismas horas en nuestros relojes, el tiempo es percibido por cada cual, de una manera diferente, lo que para mí podía parecer siglos de espera, para otra persona solo significaba unos meses, a lo cual esa persona no daba mucha importancia y por lo tanto no sufría.

En el plano sentimental, quiero también hacer hincapié en esto de la percepción del tiempo, ya que lo veo como algo que se nos pasa muchas veces por alto, pero creo que hay que tener muy en cuenta, como he dicho antes creo que cada quien interpreta el concepto tiempo de forma distinta, como lo ha vivido, como lo ha percibido, como le han enseñado, no sé exactamente de donde puede venir la interpretación en sí misma, pero que no es la misma para todos sí lo sé, y así quiero plasmarlo.

Pienso que podríamos diferenciar a grandes rasgos dos tipos, los impacientes; los cuales pasan su tiempo en intentar que todo suceda a tiempo, valga la redundancia, y después tenemos a aquellas personas que parece como si esto del reloj no fuera con ellos, lo cual admiro y de que manera, porque poseen una capacidad natural para la espera en casi todos los niveles de su vida que ya la quisiera yo para mí en muchísimas ocasiones.

Bien, centrándonos en nuestro tema y poniéndonos en situación me da por pensar la cantidad de relaciones que se habrán podido desperdiciar debido a eso, a la medida del tiempo, y es que solo cuando evolucionas y vas avanzando es cuando te das cuenta de que las personas correctas van apareciendo en tu vida y te van enseñando exactamente eso, esas cositas que en ti pues no están todavía muy integradas. Reconozco que es una difícil tarea, y no me refiero al cambiar, ya que yo por ejemplo, jamás podré llegar a ser la espera personificada, hay cosas imposibles y esta pues lo es. Pero si he podido llegar a conseguir un equilibrio, ese equilibrio necesario para no sufrir de manera gratuita.

Lo peor para mi de esa diferencia entre seres humanos es cuando juzgamos al otro debido a que su medida del tiempo es diferente, frases como: “poco interés tendrá cuando no me dice nada, si me quisiera lo demostraría más, es que parece de hielo siempre soy yo el/la que propone cosas, le digo de vernos y casi nunca puede, eso será que no siente por mí y ya está…”, creo que aquí es donde debemos enfocarnos, eso puede ser esa señal de que ahí existe una diferencia en esa percepción.

Si nuestra cabecita esta harta de darle vueltas a esa idea, si nos consolamos diciéndonos a nosotros mismos que vamos a cerrar capitulo y abrir otro libro, claro está, como siempre para evitar el dialogo sincero y por tanto seguidamente el posible sufrimiento, si esa persona de verdad te hace sentir cosas distintas, si tu intuición te dice que sí, que puede ser ese el camino, la verdad, no cerraría ningún libro sin antes haberlo leído, más  bien lo que haría(aquí aparece esa parte de mi de tomar la iniciativa en la mayoría de los hechos que acontecen en mi vida, esto no lo voy a cambiar ya que es algo innato y que no me da ningún tipo de dolor de cabeza, más bien me ha dado alegrías y sentirme yo como soy, sin mucho filtro, directa, y llegando siempre a un entendimiento y a una comprensión del otro), es EXPRESAR, DIALOGAR, ESCLARECER, que es lo que esa persona siente, como ve con sus ojos esa relación, seguramente la respuesta en un alto porcentaje sea positiva, lo único que os diferencie es la medida del tiempo.

A partir de ahí el camino igual no será más fácil, pero sí más entendible y sin sufrimiento, igual a partir de ahí desaparecen las dudas de nuestra cabecita y nos dedicamos más a ver los pros y no los contras, a crear esos momentitos felices cuando se pueda y no cuando YO quiera, a disfrutar y centrarnos en el AHORA y no en lo que sucederá en un futuro, como sabéis de sobra ya podemos pensar y pensar que jamás daremos en la diana, porque si algo tiene esta vida es que todo es imprevisible a pesar de nuestro empeño en querer que lo sea, y más en esto del amor, los sentimientos son lo que son, y ahí esta lo bonito, que los sentimos sin verlos, que confiamos sin garantía y a eso yo le llamo MAGIA.

Entonces, otra vez nos encontramos ante dos opciones…

Nos guiamos por nuestro tiempo o dejamos que otros nos enseñen como lo viven ellos y así encontrando el equilibrio poder conseguir esa MAGIA en nuestras vidas…

Ya sabes, tú eliges…

Mil besos.

Laurafornas.

LoveCoach.

Adiós culpa, bienvenido amor.

Según definición, culpa es la falta o delito que comete una persona de forma voluntaria.

¿Cuántas veces a lo largo de nuestra vida, hemos actuado como jueces?, supongo que al igual que yo, la mayoría de vosotros más veces de las que nos hubiera gustado.

Nunca he sido de culpar mucho a los demás, más bien, siempre me he responsabilizado yo misma de esa culpa más de lo que se consideraría un nivel normal. Dos tipos de reacción las que he podido observar, el que reacciona casi siempre culpando al otro, así no se hace responsable jamás de sus acciones, y luego en la otra cara de la moneda están los que al igual que yo misma, siempre han preferido asumir esa culpa, así asumiendo toda la responsabilidad, el otro se queda libre de culpa y ya tenemos bastante distracción intentando enmendar todo nosotros solos, ¿verdad?, exceso de responsabilidad, miedo a afrontar situaciones…tal vez, un poco de cada cosa.

Visto ahora, se podría aplicar a la mayoría de ámbitos de nuestra vida(trabajo, familia,etc) pero me voy a centrar en lo que más nos interesa en este nuestro rincón, el ámbito sentimental.

Con el transcurso de los años y el aprendizaje que se ha ido integrando en mí, a base de vivencias, veo igual de dañino y perjudicial para todo individuo, cualquiera de las dos formas de pensar y actuar.

Si culpas al otro, sufres porque crees y sientes que te ha fallado y que esa persona no es como tú creías, o no actúa como hubieras esperado, ni que hablar del sufrimiento del otro el cual se eleva si nos pasamos los días recordándolo.

Si te culpas a ti, también sufres, crees que no estas a la altura de la otra persona, te haces pequeñito/a, sientes que has fallado y eso se va metiendo por dentro, si no eres capaz de ver claramente que esta actitud no sirve para nada.

Y yo me pregunto…¿para qué necesitamos la culpa?, la cual es más bien un veneno en las relaciones de muy rápida utilización por nuestro ego, para como he comentado antes, colocar bajo la responsabilidad de uno de los dos, esos hechos que nos han causado dolor.

Creo que venimos a aprender, creo que vivimos para ir desgranando sentimientos, para ir cada vez conociéndonos más a nosotros mismos e  ir elevando ese poder personal que todos poseemos.

Por lo tanto, creo que lo más positivo es que después de un determinado conflicto, desilusión, sufrimiento, una vez pasado ese tiempo de furia, dolor, llanto…cada uno lo expresamos de diferente manera, la que mejor nos hace sentir, después de ese tiempo de desahogo(pueden ser horas, días, meses…cada individuo posee su propia medida del tiempo), nos dediquemos a que esa culpa se desvanezca, se esfume, a despedirnos de ella.. pero desde el corazón, de forma sincera, si no somos capaces de esto, más vale apartarnos de esa persona hasta que esa capacidad de perdón definitivo esté integrado en nuestro interior, porqué si no, lo único que vamos a vivir es sufrimiento.

Las cosas pasan por una razón siempre, en ocasiones repetimos patrones familiares sin ser consciente de ello  y las personas que aparecen en nuestras vidas son aquellas que nos van a hacer aprender de la única forma que parece que sepamos, sufriendo.

En ocasiones el sufrimiento es el exceso de culpa y exigencia hacia uno mismo, de lo cual, también se aprende….pero hay que verlo.

La importancia de VER Y OBSERVAR esto, es lo que te da el trampolín para crear una vida mejor, no es quién esta contigo si no como lo vives tú, que percibes de esa persona, y si tus sentimientos son limpios, si ese dolor que un día o en un momento determinado existió se ha convertido en medalla de campeón/na en aprendizaje.

Quizá cuando él o ella falló, tú te estabas valorando o queriendo demasiado poco, quizá no habías alcanzado esa visión de saber que debes quererte como te mereces para que otros hagan lo mismo.

El miedo a volver a intentarlo con ese ser que una vez te falló, es normal y evidente para todo ser humano, debemos permitir sentirlo y no juzgarnos por ello, pero si de verdad queremos avanzar, hay que poner manos a la obra y sincerarse con él/ella después de haberlo hecho contigo mismo/a, hay que tener valor y vivir lo que sentimos, y sobretodo creer, tener una fe absoluta en que a partir de decir adiós a la culpa, daremos la bienvenida al amor. Un amor de personas ya distintas, que han crecido y evolucionado después de ese episodio, que son capaces de vivir algo bonito esta vez.

Si vamos a creer y luchar por algo que sea con amor no con rencor, con valentía no con miedo, con alegría no con tristeza, con fe y no sin sentido.

Sé que todo conlleva un trabajo interior muy elevado, pero si tu corazón dice adelante, creo que es por algo, valiente la persona que lo sigue…pero esta vez…sabiendo que TÚ eres algo a lo que cuidar, respetar y amar empezando por hacerlo contigo mismo/a.

Teniendo esto claro, creo que esta vez ese camino puede ser diferente y muy constructivo.

Ahí nuestro poder de elección, ¿amamos sin culpa? o ¿vivimos aferrados a ella el resto de nuestras vidas?.

Tu eliges, como siempre. Mil besos.

Laurafornas.

LoveCoach.